En este caso, nuestros amigos se pusieron en contacto con nosotros con el encargo de redistribuir  y reformar una vivienda, para adaptarla a sus necesidades y cubrir las expectativas que tenían con su nuevo hogar tras la boda.
El estado actual, visible en las primeras visitas, hacia referencia a un lugar donde la jerarquía de distribución clásica (corredor de distribución y espacios cerrados) proporcionaba un alto porcentaje de utilización a las zonas de paso
Una distribución compuesta por cuatro habitaciones, un aseo, un pequeño servicio, salón y cocina. 
En esta distribución,  la habitación principal daba al patio de luces, comunicando por aquí con la cocina. Una cocina que parecía encajar en una forma de L por guión del programa. Un aseo, un servicio de 1.8m2, ambos interiores sin acceso a luz natural, y un balcón que distaba de cerramiento del salón no mas de veinte cm de ancho.
Así pues, tras varias charlas con los clientes empezamos a desarrollar este proyecto conjuntamente. Propusimos varias ideas y bocetos, siguiendo la líneas marcadas y las premisas de iluminación y ventilación oportunas, hasta llegar a la conclusión final.
En primer lugar suprimiendo las zonas de paso y distribución con las que perdíamos superficie, dotando así al salón de un gran espacio por donde la luz entra y fluye desde la ventana hasta la cocina dejando tan solo un pequeño pasillo distribuidor en la zona de noche que nos lleva a los dormitorios y el aseo de servicio y que sirve para canalizar la climatización de toda la vivienda. 
El dormitorio principal, ahora en la zona que da a fachada cambia el vapor de la cocina por el aire natural, inundándose del mejor y mas barato de los materiales del que goza la arquitectura, la luz. 

En ella, ahora el servicio se incorpora para convertirse en un completo aseo de medidas justas  y elementos necesarios.
Aquí, el pequeño aseo ahora se hace grande gracias a la entrada de luz que proyecta la habitación a través de una rasgadura en la parte superior del tabique.
El vestidor se desplaza hacia la pared, geometrizando la estancia y dando mayor amplitud.
En la zona este, ahora se encuentran los otros dos dormitorios, uno de mas dimensión que puede ser doble y otro espacio flexible que hará las veces de espacio multiuso y habitación individual. La cocina, por su parte, tiene la anchura del salón quedando así las proporciones mas limpias y depuradas.
En definitiva se apostó por un esquema que huye de la fragmentación inicial para generar espacios continuos, amplios y luminosos donde la zona de día y la zona de noche queden claramente establecidas.